viernes, 18 de agosto de 2017

Óscar Borge - Nicaragua-Honduras

Foto: Fabricio Estrada


Poema para Oskar.

Yo también quise un tambor de hojalata
callar al pájaro negro de un redoble
detener el tiempo y sus balas
atizar la voz contra el vidrio.

Yo también nací bajo el jazz de una mariposa
con una luna de campos de algodón
entre el tap de los tacones de mi madre

Soñé polvo efervescente
sobre la mano de mi vecina,
coleccioné estampitas;
y me robaron los ojos más abiertos del universo
en mi primer visita al circo.

Me enamoré de mis enfermeras
y la profesora de geografía
fui lapidario de cada ladrillo que cayó en Berlín
quise hacer cine, jazz y esperanzas…

Yo también mi querido Oskar
toco el tambor de hojalata
¡Me niego rotundamente a crecer!



Palabra, has venido acá a ser liberada,
a ser la rueda que hace andar
 el mundo de los sueños,
a ser el agua que lubrica el universo del hombre.

Vienes del llano de un solo rostro
porque otro es acá tu cuerpo, otro es tu espíritu.
Eres la más grande estampida de los olvidados,
pájaro que surca rompiendo el viento.

Palabra, has venido a ser la catarsis
del volcán que festeja el otro instante que esconde
la aurora de los ángeles.

Palabra, eres el músculo del rostro
de esa niña que llaman deseo.

Vienes de la soledad de los escogidos,
vienes del árbol de la dignidad,
vienes a la metamorfosis
del pan que da de comer solo a los hambrientos,
a ser el círculo de la celebración.

Otra eres en este ritual. Palabra,
has venido a ser liberada,
a ser la mano que roba el fuego y la devuelve al hombre.



81

Aquí estuviste
siglos atrás
desde la leyenda del barro que pintaba rojo y negro
la montaña en el rostro de los indios.

Esta es la vida, dijiste,
la punta de la lanza con que la muerte da la vida
la selva de septentrión que la lluvia atesora
porque es el agua
donde la selva cuenta la verdad de su credo
por qué doña Anita te esperó siempre en sus rezos
en sus rosarios estabas
entre sus dedos y los misterios
y vos en la selva, en su cuerpo de agua
soñando lanzas y molinos
amando el azul de los ojos que vieron el futuro
vos también viste el azul de la poesía
la catedral en llamas de Managua
la ceniza, las banderas.

Luego llegaste vos, don Tomás, doña Anita,
y todos los demás
intemporal tu cuna
como el testamento de la luna blanca.

He aquí vos, otra vez siendo noche
en el testimonio de las muchachas
las que salen de los ríos
con sus pechos desnudos
como si en mis manos moldearan el redondo deseo
del que tus manos -ahora mías- dibujaron.

Con tu mirada dejas
el pilar cuando en la cárcel esculpías mi espina dorsal
el canto
que desde tus dioses de la furia y tus demonios de ternura
huían de todas las prisiones;
vos lo sabes
todos los presos eran los dueños de tu canto
los dueños de tus torturas
las paredes fueron pájaros
que dejaron sobre el cielo la amenaza: si Tomás muere…
y los push and pull con sus bombas
no derribaron ni un dedo del eco
ni el tatuaje del grafito que se adentraba en las barricadas
ni los demonios ni los dioses
esos jamás se derriban con bombas de fósforo blanco
ni los meteoritos borran el agua
que desde la selva traía el dibujo de tu celda.

Estas acá
tu canto 
y en mis dedos el peso que cae como gotas de lluvia
cada letra de tu máquina de escribir.
Tus lentes que todo lo leyeron:
los besos fugitivos de todas las mujeres
los abrazos de despedida de los amigos en los aeropuertos
acá esta, el Dios ausente del amor de los prostíbulos.

Todas tus cartas las he leído siglos atrás
cada paso que se tiñó en rojo
la casa de tus vecinos
la casa de tus abuelos
el recio roble neurálgico que en Matagalpa dejaste
todos los secretos de las casas clandestinas
todo me lo has dejado
cada día en cada cárcel por cada país de este istmo
cada río con el laberinto de su arena
el río de la Segovia con su arrechura a las canoas
el sabor a hogar que solo un guerrillero puede degustar de la carne de un mono.

Las estrellas:
las que se fugan los sábados en la soledad de los cerros
las otras estrellas que nunca regresaron
se fueron al mar a la claridad de las rocas.

Todo me lo has dejado
el dolor de la tortura
los clavos que ruedan en el suelo del Gólgota
los tuyos, los de todos
los ángeles de la loma de Tiscapa
quienes decidieron ser el agua
porque Managua es el agua que la tierra esconde
eso desde aquel día
en el monte La Calavera del campo Larreynaga
en que dejaste en mi mano los casquillos
con la sentencia
que solo deja la memoria.



La travesía del peón

Un peón cruza el campo de batalla
va indemne viendo pasar a su lado
el festival de los caídos
ve envejecer los caminos
paciente hasta llegar a su meta
hasta que en su último movimiento
atraviesa una crisálida
y en un acto de metamorfosis
se vuelve otro u otra
en su renacimiento.




¡Oh, sí se suavizara de pronto en nuestro tacto La piel de este silencio que ahora nos ahoga Y nos fuera posible olvidar, dioses...
 Yorgos Seferis
Han entrado a mi casa con avionetas y barriles explosivos; han pintado sus paredes con la baba de la muerte y la llamaron verdad, tomaron pieza a pieza, con sus ojos vigilantes, sin permitir que ningún murmullo del viento asome sobre el prado de la tierra. Día a día han dado mil nombres llamativos a la humedad y la luz, día a día han entrado a la luz para llamarla sombra, para estrujar fuegos artificiales de su miel, y dárnosla de beber en brebajes prefabricados; día a día se han adueñado de la oscuridad han hecho de ella fantasma y polvo. El refinamiento de sus métodos es su oficio de bisturí, siglos a siglos han tomado con hordas y pretorianos mi casa, derrumbado cada cimiento, hecho retazos y ceniza.
En un día el fuego ajeno, la espada ajena ha evaporado la infinitud de las mariposas que vivían en el ático, espantado el mar quien desde mi ventana huyo dejando menos que el suspiro de un desierto. A la noche la adornaron de bagatela, cortaron toda vena que alimentaba las estrellas y socavaron la tierra nocturna, a las fieras con la luz de sus ojos los disecaron hasta dejar de ellos salones interminables en grandes museos y zoológicos.
Han tomado mi casa con un ejército de dioses, quienes marchan con sus truenos a un compás.
Edifico mi casa como un mortal cualquiera, para que a cada instante estos dioses arremetan contra ella, aún dentro de mi han poseído parte de mi alma, han sembrado un árbol seco dentro de mi coraza. Que puede un simple mortal contra dioses.



En mi bicicleta el aire que se celebra en mi rostro es la libertad encontrada, esté aire no es sino el palacio de Circe y el asfalto es el camino para la soledad de mis dos ruedas; yo te bautizo como mi compañera ¡oh bicicleta!, como la plegaria al viento de la patria que no tuve, como el verso limpio de tu manubrio; como el canto de sirena que deja la brisa de un océano. 


Todos, siempre
estamos viajando
con equipaje o con los bolsillos vacíos
con la mirada en el reloj
como si el aire se detuviera a contar la arena de la playa cada vez que la arrastra
todos llevamos un Ulises en nuestros huesos
vamos buscando el hogar, la patria, el amor, y hasta el pasado
vamos buscando el reconocer nuestro nombre frente al espejo
para que un día caprichoso no volverte un completo extraño
es como abrasarte con desesperación al mástil de tu propio barco, para no caer ante cada tormenta que cae
es andar entre el vaivén del hilo en las manos de las Moiras y los hilos que teje quien te arrastra a la vida
el tiempo es el mar que siempre ve un destino, pero no conoce el retorno
el tiempo es también el puerto en una tarde nublada.


Dedicatoria. (Versión eléctrica)
Pregunta de un niño a su madre
Hush now baby, baby, don`t you cry
Mother, Pink Floyd

Cuánto dolor  mora en el alcázar de tus pestañas
en qué momento arcillaste en tu espalda la nitidez de los astros
qué sinfonía ejecuta tu cuerpo
acaso habita en tu mirada el vórtice del barro.

Por qué la insurrección de tus alas
derrumbar el protocolo de lo posible
tu amor atalaya
qué rincón espectro acústico detonan tus fusiles.

Qué semiótica de ángeles te estudia
por qué tu amor cariátide.


Óscar Borge Mejía, nicaragüense, abogado, máster en derecho de las telecomunicaciones y tecnologías de la información por la universidad Carlos III de Madrid, Master en Democracia y Gobierno por la Universidad Autónoma de Madrid; especialista en Diseño y planificación de campañas políticas. 8 años como diplomático en el servicio exterior de Nicaragua en las embajadas de Honduras y España. El 2012 público su primer poemario de nombre: “Is There anybody out there?”, el 2016 público su segundo poemario en Costa Rica “Ulises 2016”. Ha sido incluido en la antología de poesía iberoamericana en poetas sin sofá, Castellón, España e invitado al festival de poesía de San José, Costa Rica el 2016.












Guerra nuclear o borrador convencional de memoria



Toda la escalada real del terrorismo causa mayores víctimas continuas que las amenazas de guerra nuclear. Y hablo del terrorismo de todo tipo, no solo el focalizado en París, en Londres o Barcelona, que son tan brutales como los que ocurren y han ocurrido en Pakistán, Guatemala, Honduras, Filipinas, Iraq, Siria, Turquia, Afganistán, Venezuela, Estados Unidos, Rusia, Suecia, El Salvador, México, Colombia, Irán, Yemen, Argentina, etc., ese terrorismo que causa efectos devastadores en la psiquis de las ciudadanías afectadas y que hace añicos la idea civilizatoria tal como la hemos conocido hasta ahora. Y es esa idea civilizatoria la que va siendo barrida con todo esta velocidad nueva que ha adquirido la brutalización mediática.

Que se diga que la crisis con Norcorea es la de mayor amenaza actualmente viene a ser, bajo la luz de los datos del terrorismo global, una velada distracción de todo aquello que se le ha ido de las manos al imperialismo o que el imperialismo financiero y militar ha provocado con alevosía. Nada le ha resultado mejor que distraer la atención hacia un fantasma nuclear en momentos de debilidad interna absoluta (el caso Trump, que bien puede ser debilidad mental) o financiera (el caso del Brexit). El caso es que ante la lógica de que unos 20 misiles norcoreanos jamás podrían contrarrestar a los 3,500 que dispone en sus arsenales Estados Unidos, todo esto entra en los protocolos de escalada en la guerra asimétrica previa a un estallido convencional o nuclear.

Se me viene a la cabeza una analogía: la del borrador doble uso. ¿Quién no tuvo de esos borradores que se vendían asegurando que borraban tinta y que, al intentarlo, se terminaba rompiendo la hoja de papel? Ese borrador, en forma de amenaza de una guerra nuclear solo está borrando por un lado: el convencional, el mediático. Borrando la memoria a corto plazo y la capacidad de cotejar datos que están a la mano. Por el otro lado, está el que borra y destruye el soporte sobre el cual escribimos la palabras HUMANIDAD, CIUDADANÍA, PAZ, DERECHOS.

Para que llegue a ocurrir una guerra nuclear se deben dar muchísimos pasos graduales en la escalada. Esa estrategia la manejan todas la potencias nucleares que jamás se irán a una guerra abierta a menos que Skynet y Terminator tomen el control desde la película. Les comparto aquí la analizada por Herman Kahn respecto a la estrategia nuclear estadounidense como una muestra que contraste con los reales e inmediatos ataques terroristas que SÍ están ocurriendo sin protocolos pero -calculadamente- enmarcados en el protocolo global de dominio. Los invito a que hagamos el ejercicio de saber en cuál Peldaño estamos.

Escalada gradual de acciones y estrategia nuclear de Estados Unidos según Herman Kahn, autor de los libros La guerra termonuclear, Pensando en lo impensable y Sobre la escalada: metáforas y escenario.

A continuación, se presenta la descripción que de los peldaños y descansillos de la escalera hace Kahn: Peldaño 1

1.       Crisis manifiesta; durante esta etapa se utiliza un lenguaje de crisis, pero con cierto grado de ficción. Uno de los bandos, o los dos, afirma que se subirán más peldaños a menos que se resuelva rápidamente la contienda, pero no con carácter absolutamente creíble.
2.       Peldaño 2. Gestos políticos, económicos y diplomáticos; se realizan actos legales pero inconvenientes, poco amistosos, descorteses o amenazadores para castigar, presionar o dar a entender el mensaje.
3.       Peldaño 3. Declaraciones formales y solemnes; acciones puramente verbales, pero explícitamente solemnes con las que se pretende poner de relieve una resolución y un compromiso. Pueden ser notas diplomáticas proclamaciones legislativas, etc., y se las puede considerar como una escalada preventiva con la que se pretende detener la escalada del adversario. Estos tres peldaños como se ha indicado constituyen la primera unidad, denominada maniobras de subcrisis.
4.       Descansillo 1. No hacer oscilar la barca; en una situación de equilibrio termonuclear los dos adversarios lógicamente se resistirán a iniciar una crisis que pudiera salirse de todo control y llevar a una guerra total. Como consecuencia habrá una tendencia a no iniciar crisis en los niveles más bajos y se procurará no oscilar la barca para evitar que zozobre.
5.       Peldaño 4. Endurecimiento de posiciones; cuando la situación se convierte en coercitiva, se trata de hacer más fuerte la postura propia incrementando las apuestas para que al otro bando le resulte difícil creer en un retroceso del adversario.
6.       Peldaño 5. Demostración de fuerza; cualquier bando insinúa o dice claramente que puede llegar a utilizar medios violentos, pero lo hace con palabras más que con actos.
7.       Peldaño 6. Movilización significativa; es un refuerzo de la demostración de fuerza, con una movilización parcial que, por un lado, incrementa la fuerza propia, y por otro indica al enemigo que se está dispuesto a movilizar en mayor escala o a incrementar la carrera de armamentos.
8.       Peldaño 7. Ataques a la moral del enemigo; dentro de los límites de las leyes internacionales, se puede actuar de un modo hostil y provocador atacando el prestigio, las propiedades o la población del adversario.
9.       Peldaño 8. Actos de violencia desmoralizadores; por medios clandestinos, de los que el que los lleva a cabo no se reconoce como autor, se pueden realizar todo tipo de acciones violentas o provocar incidentes con el fin de desmoralizar al adversario.
10.   Peldaño 9. Confrontaciones militares; enfrentamientos parciales limitados en tiempo y espacio, guerra de nervios, etc. Con este peldaño acaba la segunda unidad, denominada crisis normales o corrientes.
11.   Descansillo 2. Fuerza nuclear impensable; el momento exacto en que se llega a este descansillo es muy variable, pero en una situación determinada puede disminuir sensiblemente y hasta legar a su anulación, debido a lo que Raymond Aron llamó «incredulidad nuclear». En esta situación una mayoría de los encargados de tomar decisiones y un porcentaje alto de la población considerarán como muy posible una guerra nuclear.
12.   Peldaño 10. Ruptura de relaciones diplomáticas; su fin es comunicar al adversario que se está terminando la confianza en las medidas tradicionales de pacifismo, persuasión, etc., y que por tanto es posible que se recurra a la violencia
13.   Peldaño 11. Estado de super alerta; ordenar este estado supone acciones costosas y peligrosas que el enemigo evaluará como muestra de firmeza por nuestra parte.
14.    Peldaño 12. Acción convencional a gran escala; es un incremento significativo de la intensidad de la crisis. Aunque se llegue al nivel de combate abierto y continuo, ninguno de los dos bandos utilizará sus armas de alta eficiencia (nucleares, etc.).
15.   Peldaño 13. Escalada sustancial; puede ser que uno de los bandos reaccione a la escalada del otro con acciones que produzcan efectos distintos y ajenos al enfrentamiento original, como amenazar en otra zona distinta.
16.   Peldaño 14. Declaración de guerra convencional y limitada; es un intento de alcanzar uno o los dos objetivos siguientes: 1) impulsar al enemigo a una acción recíproca mediante un anuncio unilateral y claro de que no va a ser el primero en utilizar armas nucleares y 2) limitar la guerra convencional, geográficamente o de cualquier otro modo, a lo que sea más conveniente para el que la declara. Todo ello además de explotar los efectos que dicha declaración produce en el propio país y en sus oponentes.
17.   Peldaño 15. Guerra seminuclear; en el peldaño 12 o en el 11 puede utilizarse algún ingenio nuclear por accidente y sin autorización. También puede uno de los contendientes hacer uso intencionado de algún arma nuclear, pero dando la impresión de que no había sido intencionado.
18.   Peldaño 16. Ultimátum nuclear; la crisis puede alcanzar tal intensidad que la incredulidad nuclear se debilite y hasta llegue a desaparecer, tanto en presencia o no de super alerta (peldaño 11) o guerra convencional (peldaño 12). Se producirá esta situación cuando uno de los bandos considere seriamente la posibilidad de guerra crucial y se lo comunique al otro de forma convincente.
19.   Peldaño 17. Evacuación limitada; es una medida importante que puede tener consecuencias impensables y puede ordenarse por un gobierno para tratar de obtener un acuerdo, por prudencia o por ambas razones.
20.    Peldaño 18. Demostración espectacular de fuerza; empleo mayoritario de fuerzas, de forma que parezca amenazador y demuestre una gran determinación, pero sin que se produzca un daño notorio. El propósito es el castigo del enemigo como represalia a un acto anterior suyo o como preventivo, para anticiparse y evitar provocaciones posteriores, con la esperanza de asustarle u obligarle a retroceder.
21.   Peldaño 19. Contraataque justificado: es una respuesta razonable a cualquier acción enemiga que lo merezca, y al mismo tiempo intenta degradar significativamente la capacidad, el prestigio y la moral del oponente.
22.   Peldaño 20. Embargo o bloqueo mundial “pacífico”; es una medida extrema de presión no violenta para debilitar al oponente, pero es más «escalatoria» que los peldaños anteriores, especialmente porque es continua. Aquí finaliza la tercera unidad, denominada crisis intensas.
23.   Descansillo 3 No emplear la fuerza nuclear; hasta este descansillo y aunque en el peldaño 1 6 se haya destruido la incredulidad nuclear, no había existido un empleo extenso de las armas nucleares, sino en el peor caso de acciones muy limitadas y más bien accidentales. En la ascensión a partir de este descansillo nos trasladamos al uso de armas nucleares, si bien todavía limitado y restringido.
24.   Peldaño 21. Guerra nuclear local; consiste en la iniciación de un ataque con armas nucleares contra objetivos puramente militares. Más que a la destrucción de las fuerzas enemigas o a impedir sus operaciones, se orienta a inducir a negociar, atemorizar, castigar o detener. Aunque fuera muy limitada y selectiva, es un acto que tendría consecuencias importantes.
25.   Peldaño 22. Declaración de guerra nuclear limitada; al llegar a este peldaño sería aconsejable una declaración que fije los límites exactos y que establezca lo que se espera de las acciones nucleares que se piensan poner en práctica, como represalia y sin necesidad de continuar la escalada.
26.   Peldaño 23. Guerra nuclear contra instalaciones militares; es la utilización de armas nucleares con fines militares tradicionales y dentro de los límites establecidos. Los objetivos están marcados por consideraciones puramente militares.
27.   Peldaño 24. Contramedidas excepcionales, provocativas y significativas; pueden ser traslados de tropas, incremento de ellas o cualquier tipo de maniobra que tenga por objeto alterar el equilibrio de poder, aumentando la vulnerabilidad del oponente.
28.   Peldaño 25. Evacuación; la situación al llegar a este escalón puede estar muy cerca de la guerra total a gran escala y parece aconsejable una evacuación de todo el personal que no sea esencial. En general puede decirse que un 25 por 100 de la población puede mantener todos los servicios vitales. En este escalón finaliza la cuarta unidad, crisis agudas.
29.   Descansillo 4. Refugio primordial; este refugio se refiere a la división terreno propio-terreno enemigo. La violación de este santuario abriría el camino a la violencia en gran escala.
30.   Peldaño 26. Demostración ofensiva en una zona del interior; aunque ya se ha cruzado el umbral del descansillo 4, este peldaño se refiere a ataques «inofensivos» que pueden ser lugares inhabitados, desiertos, cimas de montañas, etc.
31.   Peldaño 27. Ataques prototipo contra centros militares; se emplea aquí, la palabra prototipo para indicar que se refiere a operaciones típicas, estudiadas a fondo antes de comenzar las operaciones. Puede empezarse por destruir parte de los sistemas de armas enemigos, siendo su objetivo reducir la capacidad ofensiva del enemigo, encontrando sus puntos vulnerables, para ejercer una presión psicológica.
32.   Peldaño 28. Ataques prototipo contra instalaciones y medios; es una. extensión del escalón anterior, pero sin atacar a la población. Se puede, en cambio, atacar puntos evacuados anteriormente. El objetivo es la destrucción de medios materiales y no de la población civil.
33.   Peldaño 29. Ataques prototipo contra la población; un punto más en intensidad, continuación lógica del peldaño anterior.
34.   Peldaño 30. Evacuación total; llegados a este punto la guerra total habría comenzado o estará a punto de hacerlo. La evacuación total de las ciudades es evidente y sólo quedan en ellas un 5 por 1 00 ó 1 0 por 1 00 de la población para cubrir sus actividades vitales.
35.   Peldaño 31. Represalias recíprocas; guerra de resolución casi absoluta con intercambio más o menos continuado de acciones ofensivas. Muchos estrategas piensan que este tipo de guerra puede llegar a ser una práctica corriente en el futuro cuando el equilibrio del terror se considere, correcta o incorrectamente, como absoluto, o también cuando los desesperados o audaces gobernantes no vean otra solución factible por causa de la invulnerabilidad estratégica. Acaba aquí la quinta unidad, ataques cruciales prototipo.
36.   Descansillo 5. Guerra crucial; es éste un «nuevo» tipo de guerra total. A continuación del descansillo tradicional entre guerra y paz, hay ahora dos grupos de peldaños de guerras cruciales, militares y civiles. En las guerras cruciales militares los comandantes en jefe tienen acceso a todos los recursos de la nación, pero su propósito es evitar o al menos limitar las bajas civiles del enemigo. Este descansillo se refiere a este tipo de guerra crucial.
37.   Peldaño 32. Declaración formal de guerra general; una posibilidad, ignorada casi por completo en los planes modernos de defensa, es que la respuesta de uno de los bandos a una provocación sea una declaración de guerra, pero sin actos inmediatos de violencia. Al igual que en la Segunda Guerra Mundial un ultimátum o una declaración de guerra podía continuarse por un período de guerra falsa durante el cual se producirían acciones tácticas o estratégicas desmoralizadoras, pero no un ataque a gran escala.
38.   Peldaño 33. Guerra de resolución a ritmo lento; cada bando destruye la propiedad del otro con la intención de obligarle a que retroceda. Es por tanto una competencia de resolución contra resolución. Si este intercambio es escaso y con propósitos limitados estaríamos en el escalón 31.
39.   Peldaño 34. Guerra de contraataque a ritmo lento; este tipo de campaña, que puede preceder o ser la continuación de un contraataque a gran escala, tiene por objeto debilitar el potencial ofensivo del adversario. Puede durar semanas o meses y durante ella se procede a la búsqueda y destrucción de submarinos nucleares, misiles ocultos, bases terrestres, etc.
40.   Peldaño 35. Ataque limitado para reducir la fuerza enemiga; se intenta destruir una parte pequeña, pero significativa, del potencial enemigo, de una sola vez y evitando daños colaterales. Lo más probable es que este tipo de acción se realice en la primera etapa de la guerra y contra objetivos clave.
41.   Peldaño 36. Ataque restringido para desarmar al enemigo; en este tipo de acción se procura producir la destrucción de una parte considerable de las fuerzas de primera línea del atacado, e incluso de las reservas, evitando lo más posible el ataque a objetivos civiles. Con esto se trata de evitar un contraataque eficaz del enemigo mientras que nuestras fuerzas puedan asestar un segundo golpe de aniquilamiento que incluya a la población civil. Se aceptan desventajas militares para mantener a salvo a la población y poder negociar con éxito la terminación de las hostilidades.
42.   Peldaño 37. Contraataque con limitaciones; este ataque es igual al del peldaño anterior con la diferencia de que no se es tan escrupuloso en la prevención de daños en objetivos civiles. Después de un ataque de este tipo se esperan contraataques.
43.   Peldaño 38. Contraataque sin limitación; aquí no se acepta aminoramiento del ataque para evitar daños a la población civil, pero tampoco se acepta que estos posibles daños se amplíen para conseguir mayor ventaja. Termina en este peldaño la sexta unidad, denominada guerras militares cruciales.
44.   Descansillo 6. Ciudades como objetivo; después de los bombardeos estratégicos de la Segunda Guerra Mundial es difícil imaginar una guerra de grandes proporciones en las que las ciudades no sean objetivo primordial. Sin embargo, una guerra termonuclear será probablemente breve, con una duración que puede ser incluso de unas pocas horas, pero en todo caso no muy superior a un par de meses. En estas condiciones la importancia militar de los núcleos urbanos como objetivo es más bien escasa. Las fábricas no tendrían tiempo para producir armas, no podrían movilizarse millones de hombres y menos aún entrenarse. Por tanto, las ciudades no serían objetivo militar urgente. Lo dicho anteriormente no ha sido comprendido por los gobiernos o estrategas de ambos bandos y por tanto es posible que precisamente a causa de esa incomprensión se produzcan ataques a las ciudades.
45.   Peldaño 39. Guerra de represalia a ritmo lento; es la guerra del peldaño 33 llevada al extremo.
46.   Peldaño 40. Acción de contravalor; cuando se están llevando a cabo acciones del peldaño 39 es posible que uno de los bandos, inadvertida o deliberadamente, lance gran cantidad de ingenios sobre objetivos civiles.
47.   Peldaño 41. Ataque vigoroso de desarme del enemigo; es una ampliación del peldaño 34 para lograr el máximo posible de daños, sin desplazar recursos de los objetivos militares.
48.   Peldaño 42. Ataque devastador contra la población civil; el enunciado es suficientemente explícito y sólo se distingue este peldaño de la guerra «espasmódica» por el hecho de que se pueda obtener un cierto grado de mesura y control.
49.   Peldaño 43. Otras formas de guerra general controlada; pueden existir muchas clases de guerras totales sin control alguno y sin llegar a la guerra «espasmódica» (escalón 44) en la que cada contendiente ataca sin discriminación las ciudades e instalaciones militares del otro.
En una guerra total controlada (o general controlado) las acciones militares van acompañadas de amenazas y promesas y la misma acción militar quedaría restringida a la obtención de la victoria por medio de un tratado de paz aceptable, a limitar el daño producido por el enemigo, a mejorar las perspectivas de posguerra, etc.

50.  Peldaño 44. Guerra espasmódica o insensata; se ha elegido la palabra «espasmo» porque describe la idea que se tiene de una guerra crucial en la que sólo puede darse la orden de seguir adelante. Naturalmente, se puede llegar a producir una guerra espasmódica, pero en esta era termonuclear, hay que conseguir que el bando que lleva las de perder ordene el alto el fuego, aunque no haya utilizado todas sus armas. Es el «momento de la verdad» y los dirigentes que tienen a su cargo la responsabilidad e tomar decisiones, deben comprender que no hay necesidad de producir una destrucción inútil y contraproducente sólo por el hecho de que todavía se disponga de armas que puedan ser utilizadas. Finaliza aquí la séptima unidad, guerras civiles cruciales, y con ella la presentación de la segunda de las escaleras de Kahn. A modo de conclusión podría plantearse la pregunta de si este modelo de escalada ha perdido totalmente actualidad o muchos de sus planteamientos mantienen vigencia.


jueves, 17 de agosto de 2017

Entre la poesía y la música, La Borinquen urbana

El género artístico pop-urbano en Puerto Rico se siente en todos lados, no solo dentro de la isla. No hace falta decir que su expansión resuena en todo el orbe en una gran variedad de expresiones. Procediendo yo de una región donde se le sigue el pulso musical a lo boricua casi como respirar, tenía una idea general del por qué de semejante eclosión, pero ya puesto aquí, he ido siguiendo con sumo y puntual interés las dinámicas que subyacen en ese inevitable desborde hacia el exterior. El asunto pasa -así lo creo- por una simbiosis entre la música y la oralidad natural; pura en su resistencia cultural y mixta en los aprovechamientos de las plataformas que su historia político-cultural sigue marcando. El ámbito es heredero de una sólida tradición poética y lxs poetas van y vienen -en ese ritmo inevitable y dichoso-incidiendo en las letras de los grandes salseros, y éstos, en las derivaciones que la ola nuyorican enfrentaron o siguen enfrentando en la diáspora, ya sea en forma del género urbano (lo que conocemos en principio desde Vico C y luego desde el reaguettón o, por otro lado, la mezcla de Calle 13) o en el pop rock de Robi Draco Rosa, quien ya es todo un patrimonio de culto en la isla al igual, por supuesto, que Ricky Martín, José Feliciano, La Sonora Ponceña, Gilberto Santarosa, La India, Héctor Lavoe, El Gran Combo, etc. y etc.

Nadie puede pasar por indiferente al impacto X o Y de las letras que van en toda esa musicalidad, en todas esas historias que,  tras bambalinas, cuentan la historia de una nación en permanente definición y autoafirmación. Los artistas, tan vilipendiados en otras latitudes, tan hechos a un lado del espíritu público, aquí en Puerto Rico son parte esencial de la enorme ancla que evita que la isla derive inexorable hacia el norte. Por eso, cuando veo que Robi Draco tiene su propio café en el mercado, que Vico C ya tiene su película y que José Raúl Gallego (pionero del género urbano) es un gran poeta y mantiene viva la gestión de lecturas (ciclo de lecturas El Remedio) donde convergen fuertes representantes de la voz de resistencia boricua como lo es Hermes Ayala y otrxs al lado de la poesía de nóveles escritorxs junto a consolidadxs poetxs, entiendo que la superficialidad con que había percibido "lo supuestamente natural que sea así", es una carencia enorme en mis haberes culturales, mismos que estoy dispuesto a saldar, poniendo más atención a los latidos de esta bella y flotante perla del caribe.




miércoles, 16 de agosto de 2017

Mónica Gameros - México



ODA AL BESO
I Tengo atoradas dos palabras, al principio se atascaron, luego las sujeté bien fuerte. Al final, se acomodaron ahí, ahora viven sin encontrar la salida. ¿Recuerdas cuando comíamos besos y era suficiente? ¡Qué días los de la fuga! Los amaneceres llenos de sueños, las noches llenas de fantasías, ideales a seguir para que el juego del amor, funcione siempre. ¡Qué días los de la fuga! La utopía era nuestro idioma, la rebelión nuestra bandera, y ellos, con la lengua sedada, siempre decían espera, espera, pero no había paciencia. ¡Qué días los de la fuga! Los besos eran pimienta, el amor algo tangible, la verdad, perfecta armonía. ¡Qué días los de la fuga! Nos fuimos de casa, rompimos raíces, atrás dejamos toda su locura, toda su desidia. Al mundo normal, le cerramos la puerta. Cerramos los ojos para esconder la llave. El lixir lo arrojamos al drenaje; las galletas las dimos a las aves que se fueron del planeta. Y emprendimos la fuga, sabíamos que no había retorno, soñábamos con lo imposible, estábamos dispuestos a olvidarnos de las fronteras. ¡Qué días los de la fuga! De a poco, hemos huido de ese mundo preconcebido, de ese modelo armado, de tal forma, que no hay puertas ni ventanas, ni pequeños orificios en el muro, por donde el anhelo se nos vaya. Derruimos el todo, al muro le encajamos las garras. Poseídos por una extraña fuerza, a la que le re niegan la presencia, la que es motor y pretexto para cualquiera de nosotros, nuestro propósito es emprender la fuga, una vez más, y siempre que sea imprescindible. ¡Qué días los de la fuga! Quién diría que los besos son granadas de mano que arruinan lo preconcebido...



[MUTACIÓN] Esta mañana descubrí que muto. En la espalda me nacen dos cosas extrañas, comienzan a salir y causan en mí la urgencia de saltar desde el punto más alto de la copa de una Jacaranda. -Tengo pies que se transforman en bruma, las manos se levantan en horizonte, mis labios, se han sellado- No sé, creo que pronto desenterraré la ansiedad almacenada. Soltaré las amarras del navío. Volveré al ojo del huracán. Contemplaré el todo como antes, en medio del mar en celo, abrumador, abismal. Esta mañana, mis ojos se abrieron ante el espejo como dos planetas en colisión. Muto de a poco, me transformo. Comienzan a señalarme cuando camino ligera por la calle, floto entre rumores. Muto y de la espalda me nace polen, semillas, cúmulos gigantes. Es inevitable. Muto y mi cerebro sólo piensa en aduanas, fronteras, montañas. Muto y canto para saludar al cielo que me recibe y me habla de intensas batallas entre aquellos que se amarran al mástil del barco que se hunde y quienes prefieren nadar en medio del mar en brama. Esta mañana me di cuenta de que muto, quedé entre dudas atrapada. No me decido. Creo que cambiaré de nombre, creo que renunciaré a ser un nombre, creo que dejaré de lado cualquier nombre, creo que desplegaré las alas. Por lo pronto, me uní a una parvada. Por lo pronto, decidí que cerraré el archivo muerto y despegaré los pies de la montaña.



FRAGMENTO VII América te he dado todo, ahora no soy nada Allan Ginsberg América, mis raíces vienen de la tierra negra & a la tierra negra he devuelto la semilla blanca. Esto que soy, este montón de huesos, convertidos fueron sobre el canto del viento; se tornaron juego, palabras, suspiros; todos se cubrieron de ego: me calzaron, me vistieron, me domaron y luego me abandonaron al tiempo & me quedé con el canto escurriendo por mi mano. América, esta mancha blanca, esta sangre depredadora, esta idea tuya de la vida: me hace nudo la calma, me rompe cada mañana. Al amanecer de mi memoria lo estalla; me deja en silencio, me resguarda en medio de la pesadilla humana. América, del trigo vengo & el maíz está en mi sangre: soy mar, del río caigo. Soy espada, soy jade: soy guerra, violencia, amor impuesto, una oración nocturna ante la duda absurda. Si canto, las cañadas estallan. Si bailo, los ríos sangran: no sé tejer la tierra, no sé bailar para unir al universo, no veo el ombligo del fuego nuevo: tu lengua se me escapa. América, soy niña, flor, tierra negra; en el vacío monto sobre el terrible silencio. El paisaje es roca, las ciudades histeria, los gusanos delirio que traga viento. Soy duelo, moneda rota, semilla perdida. Soy una roca pintada por la mano de una niña; soy palabra en medio de la niebla, una cruz blanca en la guerra, una granada que cae entre tus hijos. Sigo siendo la prueba de tu derrota. En mis manos, en mis piernas, veo a las mujeres humilladas en tiempos de guerra; en mis ojos veo los del depredador furtivo: demonio blanco de oscura mirada, de cabello negro, de piel nevada, de implacable deseo. A morir vengo; exploro mis polos, descifro mis códigos, doy trazo a mi paso. Sueño con dar dirección a mi aliento en el universo; sigo contemplando la belleza de otras dimensiones donde soy la niña flor, la tierra negra, el aire volcánico, el agua marina, el fuego de estrellas. Allá, soy la voz de la niña que se hunde en las nubes para alcanzar las palabras vueltas mariposas en ruta al sur, invasoras de la miseria humana. Allá, soy hoja seca migrante de la brisa, una gaviota atrapada en la tempestad, un grano de arena cayendo desde una estrella en agonía. Me reconozco en el dolor de la tortuga sobre la arena. Destilo violencia.



PERIFÉRICA Sí, vivo en el tercer mundo, vivo y respiro feliz en la periferia de tu paraíso con calefacción, alejada de tu tierra con aire acondicionado.
Contraria a ti, no necesito millones de luces como tú que buscas llenar el tremendo vacío que te habita. Nunca iré a tu frontera, no me interesa, pero, además, me encantaría que no traspasaras la mía. Aquí, tu dinero es valioso pero apesta, mancha, contamina. Es una costra seca sobre carne podrida, un charco apestoso en pleno desierto. ¿Qué dices? ¿Que es un mundo libre? ¿Que los intereses de la deuda con tu país no te benefician? ¿Esa deuda que han multiplicado de forma grosera y salvaje,Bpara tener mayores comodidades? ¿Esa que sirve de base para la grandeza de tu patria? ¿Esa que les permite a tu gobierno y a ti, sentirse los dueños de dios, al que han encerrado entre códigos de barras, a quien sellaron sobre los billetes? Mejor calla y vete en silencio hacia el norte. Por mí, construye monumentales bardas alrededor de la tierra que has robado; por mí, siembra más hombres con rifles al borde del río; porque así eres, te deshaces de todo lo que no te sirve, te espanta todo lo que no entiendes, y de entender, no entiendes nada, te niegas a entender que hay algo más que un signo del dinero, algo más a cinco centímetros de tu cabeza anegada de odio, de prejuicios, de espanto… de asco, de odio y de rabia.

No me hables de igualdad. No me hables de misión divina. No me hables de redención. Asesinas y destruyes, cada vez que votas por tus políticos. No me hables de humanismo. Come tu hamburguesa. Bebe tu soda. Cambia tu realidad con la chequera.
Dispara los domingos, dispara contra los tuyos, dispara, extermina todo eso que odias y piérdete para siempre, húndete en el hiperespacio, exhíbete en el video mientras te disparas, mientras terminas con todo eso que odias. Dispara, destruye el dinero que tienes por cerebro, dispara, conviértete en estrella de televisión.
Si en el último momento te arrepientes, si te acobardas y no jalas del gatillo, sólo un favor, no salgas de tu país, nunca más.


I Si me refugio en el silencio, busco el hueco donde habito.
Poesía es mi forma de existir, es dibujo de lo que somos, humana sí: piel, carne, huesos/ existencia convertida en plaga/ músculos que se suicidan a cada segundo/ neuronas en perpetúa rebeldía/ se desbordan y se escurren entre las grietas del silencio. Abnegado, venenoso, marchita… -Carne grasa huesos/ todos en conjunto, encendidos por el deseo que gime con toda libertad- Caderas y vientre/ una semilla que produjo otra semilla. Sueño y aspiro la imposibilidad todos los días. Me engolosinan todos los vicios de la vida y pienso: – Si este mundo está lleno de muchos mundos, si esos mundos están hechos por otros seres y cada quien es una galaxia, por qué he de ser sólo carne, sólo vientre, sólo una cuando soy semilla del tiempo.


IX Jugando a ser flores de la noche me enarbolo, me expando. Crujo y conecto al cielo con las raíces de mi cuerpo, el fuego de mi vientre es la neblina.



XIV Enciendo la brasa que destruye al barullo, las palabras se quedan dentro, el silencio, la música de mí. Existencia, si soy el reflejo del universo hacia el universo lanzo mi aliento; si soy polvo de estrellas, a las estrellas dedico mi existencia.

MONICA
GAMEROS : poeta, escritora, periodista y editora independiente, dirige la editorial Cascada de Palabras, Cartonera, desde el año 2010. Publica poesía, cuento y minificción | market content y blogger | Ha sido traducida al inglés, el francés y el polaco | La han publicado en Argentina, Chile, Ecuador, Francia, Guatemala, Honduras, Madrid, Polonia, El Salvador, República Dominicana, Venezuela y México.
Seleccionada en el Concurso Mujeres Poetas Internacional (Perú 2011); Seleccionada y publicación del libro MADE IN TAIWAN, Letra Negra editores, para el Festival guatemalteco VERSOS DE OCTUBRE (2011); Seleccionada y edición del libro DASEIN LA NIÑA